Ante este cambio a mitad del curso, y teniendo en cuenta que no disponemos de datos reales en los que poder basarnos  para obtener unos datos fiables; nos encontramos en un punto que hasta que no se realice la próxima prueba, no podemos determinar  cuantas preguntas netas serán necesarias para conseguir plaza.

Tan solo podríamos hacer una aproximación matemática carente de validez  real, al no poder ser contrastada con dato real; no obstante y partiendo de esta premisa, podemos establecer la siguiente comparativa: