Redoble de tambores para presentar al gran mes, al inigualable, al extraordinario… ¡Diciembre! Vaya… no os escucho aplaudir… Me llega desde cada uno de vuestros zulos, habitaciones, bibliotecas, dispositivos…, la tensión, las palpitaciones, un poquito de miedo, ¿es así o me está empezando a fallar el radar?.

Quién lo diría… hace dos diciembres estaba yo ahí (bueno, y hace tres también ¡eh!). No resulta fácil sin duda, son fechas complicadas porque se acerca el día, porque vienen muchos festivos, porque se acaba el año e inevitablemente uno hace balance, y porque sin duda alguna, llega el momento de escribir la carta a los Reyes Magos y el deseo que prima por excelencia es obtener esa ansiada plaza (por tratar de hacer algún chascarrillo, yo se lo pedí a mi Rey Mago favorito en la Warner jajaja y no me fue nada mal, ahí lo dejo).

Intentando ponerme seria, porque sé que en estos momentos uno no está para muchas tonterías, una de mis mayores dudas era ¿y ahora qué hago? si ya me había leído los manuales, los esquemas, había hecho simulacros, preguntas de CedeMemory y de CedeExam. Es ese momento en el que sientes que conforme sigues leyendo, las letras se mezclan en tu cabeza y te transmiten mensajes del tipo “Que esta tortura acabe ya”. Así que, me decidí a coger los consejos de una sabia profesora y que os vengo a transmitir para aquellos que os pueda servir.

Conforme se acercaba el examen, a mí lo que me ayudaba era hacer preguntas, muchas preguntas. Así que, la estrategia que me propusieron y que decidí seguir fue la siguiente: desmenucé el CedeExam hasta que no había pregunta que no me hubiese hecho. Esto quiere decir que, gracias a que este programa te permite seleccionar las preguntas por áreas, cogía un área y me hacía todas las preguntas que había (las nuevas, las viejas, las de exámenes, las de simulacros…), apuntándome aquellas respuestas que fallaba o con las que dudaba. Cuando acababa un área pues seguía con otro y así sucesivamente. Esto no quiere decir que fuese a área por día ¡OJO!, cada uno al ritmo que pueda. Además, yo lo compaginaba con el repaso de CedeMemory, pero también se puede compaginar con el repaso de esquemas concretos (véase, cuadro de tratamientos eficaces).

¡Y esto es todo amigos!

El esfuerzo continuo, incansable y persistente ganará” (Jamen Whitcomb Riley)