LUCÍA AGUILAR MORENO

CONVOCATORIA 2018 (Examen PIR 2 de Febrero 2019)

Nº Aciertos: 194
Nº Errores:
26
Nº en Blanco:
5
Puntuación Total:
556
Baremo:
1,5789
Posición:
123 (provisional)

Nº de convocatorias: 7 

MI HISTORIA. Pues yo acabé en 2011 la carrera teniendo muy claro que me iba a preparar el examen PIR. Aun no entiendo por qué no me esforcé un poquito más para subir el expediente. En enero de 2012 no me presenté porque apenas había estudiado, llevaba otras cosas en rueda y no me apetecía. De julio a diciembre de ese año hice el curso presencial de cede en Madrid y mi primer examen lo hice en enero de 2013. Me quedé bastante lejos, pero tenía fuerzas y motivación para seguir, ya sin academia presencial, compraba simulacros y actualizaciones. No puedo hablar de todas las convocatorias porque estaría aquí hasta mañana, pero en general los años han ido pasando en una montaña rusa de motivación. Cuando el segundo año tampoco obtuve buen resultado hice un máster de psicología clínica y de la salud  (todavía no existía el MPGS) por tener en el currículum algo más que la carrera y por tener un plan b, ya que veía muy alta la probabilidad de no tener nunca plaza. Hice las prácticas del máster en un sitio muy chulo, vi muchos pacientes yo sola, me dieron mucha autonomía… en fin, que con tanta distracción tampoco lo conseguí al siguiente año, pero tenía claro lo que quería y seguía estudiando. Al final me quemé y tuve un año y pico de crisis existencial al ver que ni una cosa ni otra (ni conseguía plaza PIR, ni conseguía trabajo) y no creía que fuese a mejorar esta situación. No sabía si dejarlo o seguir, con mi expediente creía que era imposible entrar, pero era lo que quería y me costaba más abandonar que seguir, no tenía fuerzas para rendirme. Estudiaba por inercia, triste y sin motivación, y peor me sentía todavía porque estaba perdiendo el tiempo (así fueron las convocatorias 2014/ 15 aprox). Después del examen de mi cuarta convocatoria intenté olvidarme, cambiar de vida, buscar otras cosas y no presentarme más. Pero mis circunstancias vitales cambiaron, ya no había crisis existencial,  estaba feliz y así me costaba menos volver a cogerlo, abandonar me costaba horrores, después de tanto tiempo y esfuerzo invertido. Esta vez lo cogí con ganas, sabía que esto era para mí y las últimas tres convocatorias he estado a tope, dejando de hacer lo que no me funcionaba y cambiando forma de estudiar y de hacer preguntas.

El año pasado con 200 aciertos, 20 fallos y 5 en blanco, me quedé lejos. El examen fue más fácil y discriminó mucho el expediente. Ya iban seis convocatorias pero seguía sin fuerzas para rendirme. Este año 2018 me costó mucho volver a estudiar, decidí compaginarlo con trabajo e intentarlo por última vez. He trabajado en un centro de atención a víctimas de agresiones sexuales y doy charlas y formaciones de prevención de violencia sexual; estoy muy contenta con este trabajo y muy satisfecha por ayudar a tanta gente. Los ratos que podía estudiar me cundían mucho, pero tenía claro que era la última vez que estudiaba. Por fin he visto que la vida sin PIR tiene sentido, que lo que me hace feliz cada día son otras cosas,  por fin tenía más fuerza para dejarlo que para seguir, por fin tenía fuerzas para rendirme. Y cuando ya lo daba por perdido, me encuentro con un examen muy difícil, justo lo que necesitaba para entrar. Hasta el lunes 25 de febrero en  incertidumbre, pensaba que me quedaría las puertas por el expediente, y de repente lo vi: 123!!! Solo podía temblar y todavía me cuesta creerlo.

MI MÉTODO. En general siempre he descansado febrero y marzo y empezaba en abril o mayo. He estudiado una media de 6/7 horas al día, menos este último año, que solo podía estudiar una media de 3 o 4 horas. Siempre he estudiado con los manuales de cede, me gustan mucho, pero solo he hecho dos cursos presenciales, no consecutivos, uno cuando empecé y otro hace dos años. El resto de años compraba simulacros y actualizaciones. En los últimos años he ampliado bastante, he leído los Belloch, Vallejo, Ruiz, Bermúdez, Sánchez Elvira y capítulos de muchos otros libros que recomendaban algunas academias.  Las áreas pequeñas con los manuales o resúmenes de cede ha sido suficiente, están muy completos y no compensa ampliar en áreas poco preguntadas. Creo que lo que me ha hecho notar la diferencia en las tres últimas convocatorias ha sido, además de ampliar, hacer todas las preguntas de convocatoria varias veces y hacer simulacros de todas las academias. He hecho un examen por semana, alternando convocatoria y simulacros. He analizado siempre cada fallo con el examen comentado, aunque un simulacro me llevase un día entero. No estudio en agosto y siempre he descansado los domingos menos en Enero. Últimamente los sábados tampoco estudiaba, hasta bien entrado septiembre, ya no podía más jajaja, tantos años pesan mucho.

LO MEJOR. La gente que he conocido en el camino. Parte de mi éxito se lo debo a Rocío, Marina, Eva, Mª José, Adri, Jay, Jenni y Andrea. Cada uno desde una punta de España, hemos compartido por nuestro grupo de Whatsapp (ahora llamado “el grupo de Von Economo”) material, dudas, preguntas, repasos, consejos y emociones. Sin ellos no sé si hubiera aguantado un año más. Que injusto que estos luchadores, también con años de recorrido, no tengan su recompensa. Otra parte de mi éxito se la debo a mis padres y a mi hermana, por su apoyo incondicional siempre y, especialmente a Marco, mi compañero de vida.